The Messiah.com

sábado, 1 de octubre de 2011







Los conflictos surgen en todo el mundo y no parece haber salida, el terrorismo ha tocado todas las democracias y una gran crisis económica se ha instalado de forma permanente. En este contexto, un nuevo Mesías aparece, llevando un mensaje de esperanza. Es casi demasiado bueno para ser verdad. Sin embargo, los hechos están ahí, las personas se adhieren a sus discursos y a sus promesas.
Para aquellos que quieren ver la realidad más allá de la ficción y ver la inspiración del autor, sólo tienen que hacer una consulta en un motor de búsqueda para encontrar que los pseudo-mesías parecen abundar en la web. Si se escribe el título directamente en el navegador los resultados pueden ser inquietantes y siniestros.
Lo menos que podemos decir es que el futuro como se describe aquí es poco atractivo. Pecando de pesimistas se puede hablar de anticipación y de una situación internacional con un futuro bastante tenso.
Pierre-Paul Verelst empieza fuerte con su primer guión que propone un mundo estremecedor. Las personas son fácilmente manipulables: los que dudan o se sienten heridos, o tienen miedo son un objetivo potencial, presa fácil para los depredadores. No busquen más, estamos en el mundo de las sectas. ¿Qué pasaría si uno de ellos, bajo la apariencia más respetable que las otras, lograra cautivar a la población mundial? Esto sucede con Nueva Messiah.com.
Una amplia campaña publicitaria, perfectamente orquestada, en todos los medios modernos de comunicación anuncian la llegada de un nuevo mesías. Afortunadamente, al menos en la ficción, sigue habiendo irreconciliables. Allí, entre la pasión colectiva, un periodista trata de hayar respuestas. En esa búsqueda de respuestas y de tratar de obtener más información, se encuentra con una pared. Tradicional, pero efectivo.
El dibujo de Jesús Redondo se encuentra en un registro muy realista, lo cual es bastante lógico dada la temática contemporánea. La coloración es convencional y de buena factura, sin embargo, el uso de tonos pastel sorprende y contrasta con la seriedad del tema y el mensaje de los personajes principales. Probablemente es una lástima, ya que elimina una cierta profundidad a la historia. La portada es una ilustración perfecta de la diferencia entre forma y contenido, hasta el punto de no vislumbrar un tema dramático y preocupante.
En todo caso unos álbumes interesantes y prometedores con una historia emocionante y bien construida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada